Postres: Mousse de chocolate blanco

- Separa las yemas y las claras de los huevos.

- Monta las claras y la nata.

- Funde el chocolate al baño María sin dejar de remover.

- Bate las yemas hasta que estén espumosas e incorpóralas junto al azúcar en el chocolate fundido, que ya debe estar apartado del fuego.

- Añade con cuidado la nata montada y después las claras a punto de nieve.

- Vierte la mousse en un cuenco de cristal y déjala durante toda la noche en el frigorífico.

 

Vía Diario Femenino