Del parque Hugo Chávez solamente existe el nombre

Uno de los estadios podría ser construido en un área adyacente al gimnasio Leo Márquez, en el Poliedrito / William Dumont

Del Parque Hugo Chávez solamente existe el nombre. En la entrada de La Rinconada hay una valla que identifica la obra. Aunque el pasado 5 de agosto, el presidente Nicolás Maduro mostró algunas maquetas del proyecto e informó que la construcción empezaría esa misma semana, todavía no han movido la primera piedra en el sitio.

Emily Avendaño/El Nacional

En la subida hacia el Poliedrito la única huella del lugar donde posiblemente construirán uno de los estadios anunciados es un portón marcado con las iniciales del Sindicato Obrero Venezolano de la Industria de la Construcción y Afines. En las adyacencias del Poliedro y del Hipódromo los postes tienen colgados afiches que identifican los tres ejes sobre los cuales se desarrollará el parque: movilidad, educación y recreación.

La obra será de carácter metropolitano. Con ella el Gobierno se propone quintuplicar los metros de áreas verdes por habitante en la ciudad. El proyecto establece la construcción de 2 estadios –uno de beisbol con capacidad para 35.000 personas y otro de fútbol con capacidad para 55.000–, una plaza de 40 hectáreas, un gimnasio de usos múltiples, la sede de la Sinfónica Infantil, intervenciones en la carretera Panamericana, ciclovías, la nueva sede de la Universidad Bolivariana, un terminal de autobuses y el desarrollo de jardines o parques comunales en Cacique Tiuna, Cochecito, El Estanque y Las Mayas.

Fundacaracas, adscrito a la Alcaldía de Libertador, es el ente responsable de coordinar el proyecto en el país. Jorge Rodríguez, alcalde de Libertador, dijo durante el acto de lanzamiento que una parte del parque podría estar lista el 28 de julio de 2014.

Intervención foránea

Para la obra fueron aprobados 300 millones de bolívares y 30 millones de dólares; además de 101.196.337, 37 bolívares asignados por el fallecido Hugo Chávez el año pasado, para cubrir los costos de los trabajos preliminares. Entre el gremio de arquitectos y urbanistas existe la duda de si ese dinero será suficiente, considerando que el diseño de la obra estuvo en manos del arquitecto británico Richard Rogers, ganador del Premio Pritzker (equivalente al Nobel de los arquitectos) y quien ostenta el título de Sir desde 1991. Rogers es uno de los grandes representantes de la arquitectura high-tech.

Oscar Tenreiro, arquitecto, explica en su blog que esos proyectos se caracterizan por el uso casi exclusivo del acero en todas sus formas; la articulación de los elementos estructurales con la ayuda de componentes auxiliares que trabajan sólo a tracción; separación, identificación y exhibición de las instalaciones; descomposición en partes separadas visibles de las partes de relleno (ventanas, tabiques, plafones).

“La idea del parque es conveniente, es una decisión que debió tomarse hace mucho tiempo. Inclusive debería incorporar el Mercado de Coche. Lo que es una completa impertinencia es llamar a un hombre que representa la arquitectura de los países más poderosos, que descansa sobre un tipo de industria y productos que no tenemos aquí”, dijo Tenreiro.

María Isabel Peña, directora del Instituto de Urbanismo de la UCV, coincide: “¿Si hay tantos profesionales buenos en el país por qué se desechan? No hubo un proceso de licitación ni de concurso. Un proyecto con la calidad de los de Rogers implicaría que tendríamos que importar hasta el último tornillo. Sería una cosa faraónica y no sé si el país en este momento lo justifica”. Otro de los arquitectos vinculado al diseño de la obra es el uruguayo Carlos Ott.

Inserción

En total desarrollarán 630 hectáreas. Enrique Larrañaga, arquitecto especialista en diseño urbano, aplaude que se atienda la infraestructura deportiva en el país. Sin embargo, cuestiona porqué un proyecto con la capacidad de representar la arquitectura venezolana del siglo XXI se le asigna a un extranjero, cómo se insertará un parque de esas proporciones en un área tan compleja como la de Coche y cómo se relacionará el proyecto con el Poliedro y La Rinconada. “Dónde está el plan maestro. Cómo se relaciona en una escala de vecindario un estadio que de golpe bota a 55.000 personas cuando termina el juego. Un proyecto de esa magnitud no se hace en una semana”.

El Nacional intentó obtener la versión de Fundacaracas del proyecto, pero no hubo respuesta.