Eso a lo que llaman “Autorretratarse”

La fotografía tiene cientos de variantes, corrientes, estilos y un enorme etcétera; pero a mi criterio no hay nada más complejo que “Autorretratarse”, pues no solo es un asunto técnico, sino de ¿cómo encuadrar?, ¿cómo disparar?, ¿el remoto o el timer?, y a medida que te vas respondiendo, nuevas dudas e inquietudes dan vueltas en tu mente.

Para esta nota era necesario conversar con alguien que supiese del tema y como de autorretratarse se trata, la indicada sin duda era Aglaia Berlutti;  Conocí a Aglaia del día a día detrás de mi monitor, de la vida 2.0.  Sin duda es todo un personaje, se define como: “Bruja y hereje, A veces grosera y quizá demente, Fotógrafa por pasión, amante de las palabras por convicción y Firme creyente en el poder del pensamiento libre.” y entre otras cosas es “Autorretratista”, pues tiene poco mas de 20 años  haciendo fotos sobre sí misma; lo que considera una forma de analizar su vida, que sin duda es muchísimo más interesante y divertida que escribir un simple “querido diario”.

Fanática de Rammstein, amante del rojo carmesí, admiradora de Leonardo Da Vinci, Galileo Galilei, Virginia Woolf y de vez en cuando de Sasha Grey; tiene 11 tatuajes aunque solo se pueden ver a simple vista unos 5;  come libros como nadie, se declara “nerd” y dice enamorarse de forma rápida y radical.  Pero lo que realmente hace que traiga Aglaia a mis notas, es su excepcional capacidad de autorretratarse, sobre todo después de que me confesó su “ritual” a la hora de hacerlo; creo que lo más interesante es que lo hace a “arrebatos”, no hay planificación, ni producción previa, solo un impulso que la lleva a preparase (maquillaje y vestuario incluidos), por lo general a altas horas de la noche, haciendo pruebas una y otra vez hasta lograr el resultado que desea.

Sus autorretratos transmiten prácticamente de todo: emociones fuertes, frivolidad, deseo, alegría, tristeza; y en su haber tiene desde retratos basados en obras literarias hasta series de desnudos artísticos;  todo ello hecho única y exclusivamente con la ayuda de sí misma.

Para que se hagan una idea, algunas de sus fotografías:

Creo que lo más interesante de conversar con Aglaia es que sin recelo alguno comparte su técnica y su “modus operandi”, lo cual la hace acreedora de mis respetos; tanto así que me atrevo a compartir algunas de sus recomendaciones con ustedes:

– Para enmarcar, dibuja la zona a retratar (marco) con cinta adhesiva sobre un fondo, a manera de que puedas utilizarlo como guía.

– Puedes disparar utilizando el timer o un remoto, pero siempre con este último te será más sencillo, pues el disparo podrás realizarlo en el momento justo en que consideres que estés preparado.

– Ensaya una y otra vez, los autorretratos no son un tema de un solo disparo.

– Relájate, disfrútalo y déjalo fluir, debes sentir que tu trabajo fluye, ríe, grita o llora, pero trata de internalizar lo que haces, dale un propósito.

Por último, un consejo de mi parte, inténtelo, autorretrátense aunque sea una vez, probablemente terminen interesándose en el tema, en lo personal la experiencia me pareció muy interesante.  Como es costumbre en cada artículo, una foto, les comparto mi intento de autorretrato esta vez en apoyo a la iniciativa de www.esperanzavenezuela.com

Para conocer más sobre el trabajo de Aglaia Berlutti: http://aglaiaberlutti.com

Ricardo Arispe.

www.ricardoarispe.com

[email protected]

@rarispe