Costumbres cotidianas que dañan tu cuerpo

tacones

Esta lista contiene cosas sencillas, consejos muy útiles y no demasiado difíciles para mejorar o eliminar aquellos hábitos que por usuales, pasan desapercibidos y que sin embargo, días tras día van deteriorando nuestra salud. Que.es

1.- Usar tacón alto todos los días: Sí, de acuerdo. Un buen par de zapatos es el complemento ideal. Lucir zapatos altos embellece la figura femenina, pero deberían reservarse solo para ocasiones especiales. Según algunos médicos, “si los usas todo el tiempo pueden aparecer dolores en tus pies, así como otros problemas, causados por los tacones o exacerbados por ellos”.

Lo recomendable es alternar calzado con más y menos tacón. Incluso sin ninguno. No estamos demonizando el tacón, que en sí no es malo. Todo lo contrario. El calzado más beneficioso es el que no tengan la suela completamente plana, ya que el apoyo del pie será incorrecto y los pasos no son fisiológicos, normales. Ahora bien: un tacón demasiado alto provoca, de forma directa e indirecta, problemas articulares como artrosis de rodillas, sobreesfuerzo de tobillo, deformación de los huesos del pie -juanete-, problemas de cadera y espalda -por una forma de caminar forzada, poco natural- así como más propensión a sufrir esguinces o tener que volver a casa descalza. ¿Te acuerdas de los dolores de anoche, durante el cotillón? Pues eso…

2.- Elegir zapatos que no te calzan bien ni cómodamente: No es que sea una costumbre muy arraigada, `pero a menudo nos probamos zapatos que nos gustan y nos sientan estupendamente pero, sin embargo, algún aspecto de su diseño y patrón nos incomoda y nos hace daño. Y es que hay zapatos que calzan más y otros que lo hacen menos.

Pues bien, de acuerdo con algunos traumatólogos, esto no solo podría lastimar tus dedos al aplicarles demasiada presión y peso, sino que también podría provocarte callos, ya que esta es la forma en que nuestros pies se defienden de las amenazas. “Los seres humanos caminamos, más o menos, durante toda la vida, 200.000 kilómetros, y debemos estar preparados para ello. Debemos tener buenos órganos tanto en las piernas como el pie para lograr desarrollar la marcha”, dice Astrid Fajardo, médico de la Sociedad Española de Rehabilitación.

3.- Cargar demasiadas cosas en tu bolso: Las mujeres suelen presumir de que en el bolso siempre llevan todo lo que necesitan. El problema de esto es que si las necesidades son muchas los objetos que cargan serán numerosos también y con ello, también el peso que cargan diariamente. ¿Realmente necesitan todo lo que llevan en él? Tal como se explica en la revista Prevention, al cargar algo pesado cada día los músculos acumulan estrés que puede resultar en lesiones significativas. Así que mejor, deja algunas cosas en casa.

No queremos poner en solfa la utilidad de los bolsos de mano, pero no solo las mochilas de los escolares llevan un exceso de peso y pueden provocar lesiones en la espalda. Los médicos dicen que el dolor de espalda supone ya la mitad de las consultas por problemas musculoesqueléticos. “Hay un porcentaje muy elevado, tanto de personas mayores como de gente joven”, confirman.

4.- No descansar y dormir lo suficiente: Si dormimos poco o mal tan solo 1 día, no nos encontraremos bien al día siguiente. Pocas patologías muestran sus efectos de forma tan clara. En las épocas en las que estamos más ocupados, muchas mujeres tendemos a descansar menos horas de las necesarias cada noche. Según los especialistas esto puede traer consecuencias adversas a corto plazo e impactar en tu productividad, memoria y capacidad cognitiva.

Debemos saber que el sueño perdido no se recupera, sino que se acumula, irremediablemente, teniendo serias consecuencias también a medio y largo plazo. También que el sueño es como nuestra talla de zapatos: todos tenemos una medida propia, según el Instituto de Investigación del Sueño.

Para ver más Que.es