Mourinho revive al Chelsea mientras que Oporto y Valencia quedan fuera de Champions (Resumen de la jornada)

El jugador del Chelsea Diego Costa celebra un gol con sus compañeros ante el Oporto hoy, miércoles 9 de diciembre de 2015, durante un partido del grupo G de la Liga de Campeones que se disputa en el Stamford Bridge en Londres. EFE/ANDY RAIN
El jugador del Chelsea Diego Costa celebra un gol con sus compañeros ante el Oporto hoy, miércoles 9 de diciembre de 2015, durante un partido del grupo G de la Liga de Campeones que se disputa en el Stamford Bridge en Londres. EFE/ANDY RAIN

José Mourinho consiguió un triunfo que le revitaliza en el banquillo de un Chelsea en crisis en la ‘Premier’ pero que remontó el vuelo en Liga de Campeones para acceder primero a octavos de final, a costa del Oporto de Iker Casillas (2-0) que cae a Liga Europa como le ocurrió a Valencia y Olympiacos.

EFE

El morbo del segundo reencuentro entre Mourinho y Casillas, que acabaron con una mala relación en el Real Madrid, acabó del lado del técnico portugués. El Chelsea, con Cesc Fábregas y Pedro Rodríguez como suplentes en su partido más importante de la temporada, fue muy superior a un Oporto en el que Julen Lopetegui realizó cambios tácticos que no le dieron resultado.

Diego Costa fue protagonista, en todas las peleas y con una zancadilla que le costó una cartulina amarilla y un enfrentamiento con su compañero de la selección Iker Casillas. En un mano a mano entre ambos llegó el primer tanto, con la mala suerte para el portero español al ver que tras su parada era Iván Marcano el que metía el balón en su propia portería.

En la segunda parte sentenció el brasileño Willian, con un disparo en carrera imparable en acción que lanzó Costa, instaló al Chelsea en el liderato del Grupo G y mandó al Oporto a la Liga Europa porque el Dinamo de Kiev no falló ante el peor equipo de la Liga de Campeones, un Maccabi que se marchó sin puntuar.

17 años después supera la fase de grupos gracias a un solitario tanto de Denis Garmash, aprovechando en boca de gol un balón muerto tras acción a balón parado (1-0).

La última noche de Liga de Campeones del 2015 dejó a la Liga inglesa junto a la española como la más representada en octavos. A Manchester City y Chelsea se sumó el Arsenal que consiguió con bajas tan importantes como Santi Cazorla y Alexis Sánchez el objetivo de vencer por diferencia de goles en El Pireo a Olympiacos. Nunca en su historia había vencido en Atenas y lo consiguió con un triplete del francés Olivier Giroud para arrebatar la segunda plaza al conjunto heleno (0-3). El primero del Grupo F no falló. El Bayern Múnich, con doblete del polaco Robert Lewandowski, se impuso en su visita al Dinamo de Zagreb (0-2).

España sumó a Real Madrid y Atlético de Madrid al Barcelona como tercer representante en octavos. La lesión de Neymar en la víspera invitó a Luis Enrique a reservar titulares. Junto a Sandro y Munir aparecieron canteranos como Samper, Kaptoum o Gumbau y Cámara en la segunda parte. El argentino Leo Messi jugó para coger ritmo y marcó a pase del croata Ivan Rakitic, antes de que el mexicano Javier ‘Chicharito’ Hernández extendiese su buena racha con un tanto que no sirvió para clasificar al Bayer Leverkusen (1-1).

La Roma, en plena crisis, vio como su portero Wojciech Szczesny le salvaba de la eliminación. El BATE Borisov acarició la historia de ser el primer equipo bielorruso en acceder a octavos pero su superioridad no la plasmó en goles, incapaz de superar al guardameta polaco (0-0).

El Valencia tuvo por momentos en sus manos la clasificación pero no hubo milagro en el estreno en el banquillo de Gary Neville, gris ante un Olympique de Lyon que eliminado y sin la presión de jugarse nada, firmó su mejor actuación. Lo hizo desde que el colegiado anulase un tanto legal al alemán Shkodran Mustafi, con un testarazo limpio, antes de ser muy inferior al conjunto francés. Jaume Domenech realizó hasta tres paradas salvadoras hasta que Maxwel Cornet, un joven zurdo de 19 años, firmase un golazo con zurdazo a la escuadra imparable (0-2).

A la contra, en momentos en los que había esperanza y un gol clasificaba al Valencia, sentenció Alexandre Lacazette. De nada habría servido al final ya que el Gante hizo historia en el año de su debut en ‘Champions’, al vencer a un Zenit con los deberes ya hechos, con un zurdazo de Danijel Milicevic a un balón muerto tras un mal despeje a doce minutos del final (1-2).