Amengual: El Gobierno vive una catástrofe electoral traducida en muertos

Armando Amengual / Foto: Nota de Prensa
Armando Amengual / Foto: Nota de Prensa

 

Armando Amengual, secretario general de Primero Justicia en Carabobo, aseguró que el Gobierno Nacional vivió el pasado domingo una catástrofe electoral, que se evidenció con los centros de votación prácticamente desolados, a pesar de que muchos fueron nucleados, mientras millones de venezolanos decidieron abstenerse atendiendo el llamado de la Unidad.

Nota de prensa

“A los que se auto eligieron los esperamos en la bajadita” sostuvo Amengual quien además advirtió que no podrán, por más que quieran, modificar la Constitución sin consultarle al pueblo. “Ellos viven una catástrofe y lo sabe el mundo, la mayoría del país y ellos mismos, por más que la maquillen, no pueden esconderla, terminaron contándose todos los recursos, con toda la infraestructura, con muchas irregularidades, y con todo y eso, los números reales no llegaron ni a 3 millones en participación y ni a 180 mil en Carabobo”, dijo.

Amengual insistió en que la lucha no se acaba con el atropello de la ANC, “ahora es cuando continúa de abajo hacia arriba, más optimista que nunca, porque lo más importante lo tenemos que es un pueblo que no se rinde y que dará la pelea en el campo de batalla que le corresponda, debemos reanimarnos. Veamos las cosas buenas y póngalas sobre las malas, allí verá que lo bueno supera con creces lo negativo que es transitorio y lo que de verdad hemos logrado, hoy más que nunca debemos resistir y persistir”.

Explicó que arrancó una nueva fase de lucha democrática que requiere más valor, inteligencia, disciplina y perseverancia, al tiempo que advirtió que la protesta está viva en el corazón y en el bolsillo de cada carabobeño y se va a profundizar y terminará expresándose de manera contundente.

Sostuvo que “con el paso que dio el régimen el domingo, la dictadura lo que hace es acelerar su salida del poder” y finalizó sosteniendo esa Constituyente nació muerta y manchada de sangre. “La marea roja en eventos electorales del pasado se convirtió el 31 de julio en 16 muertos y en 3 meses en más de 120 decesos que no quedarán impunes, la justicia tarde o temprano les llegará”.