Luis E. Parra: El destructor del legado

 

El diputado a la Asamblea Nacional, Luis Parra
El diputado a la Asamblea Nacional, Luis Parra

Su gestión lo ha convertido en un mandatario reconocido en el mundo, pero no precisamente por sus logros. “Nico” como ahora pretenden venderlo, es el artífice de la hiperinflación, cómplice de la corrupción, el narcotráfico, y la violación de derechos humanos en un país al que este modelo le arrebató hasta la paz.

Un hombre que aparece en las pantallas incesantemente para mentir, insultar, amenazar y perseguir. Él ya no cabe en la silla, y mira con indiferencia al que hurga desesperadamente en la basura para intentar saciar su hambre.

Es ese funcionario que existiendo una escasez de medicinas que supera el 90%, abandonó a su suerte a los pacientes con enfermedades crónicas, cáncer, VIH, a los dializados, trasplantados, diabéticos e hipertensos. El mismo que sin el menor remordimiento dejó vencer decenas de contenedores con remedios y suplementos alimenticios en el puerto de la Guaira donados por Cáritas Chile en 2016.

Con sus erradas políticas, convirtió Venezuela en un país de emigrantes después de haber recibido miles de ciudadanos que huían de la guerra, quienes encontraron en esta tierra bendita una oportunidad para establecerse y forjarse un futuro. Hoy las lágrimas inundan fronteras y aeropuertos tras despedir a familiares en búsqueda de una mejor calidad de vida.

Saltándose los 10 mandamientos, se atrevió a burlarse del Papa, ordenó investigaciones contra altos jerarcas de la Iglesia por hablar descarnadamente sobre la profunda crisis a la que sometió más de 30 millones de venezolanos, y se paró de la mesa de diálogo al no lograr arrodillar a la delegación opositora que exigía entre otros aspectos elecciones libres como manda la Constitución.

Este personaje se acostumbró a inventar enemigos y supuestas intromisiones para justificar su fracaso. Asciende, condecora y protege a militares sancionados por el gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea señalados como represores, mientras despliega las OLP en el segundo país más violento del planeta con una tasa promedio de 89 homicidios por cada 100.000 habitantes, ampara colectivos, y tortura a presos políticos cuyo único delito es disentir.

Cual dictador ha colocado la mordaza a los medios para silenciar el descontento, y evitar que se conozcan sucesos como la masacre de El Junquito.  Solo el año pasado 46 emisoras radiales, así como 3 canales de televisión cesaron sus transmisiones. Otra veintena de periódicos suspendió el tiraje por presiones, falta de acceso a divisas y monopolio del papel prensa.

Encabeza el gobierno más depredador del ambiente que haya pasado por Miraflores. La explotación del Arco Minero del Orinoco no es más que la legalización del saqueo de valiosos recursos como oro, diamantes, bauxita, coltán en el ecosistema más frágil y cuna de la mayor biodiversidad ubicada en el estado Bolívar, denuncia que consignaremos ante las instancias internacionales correspondientes.

Cuando de mantener el poder se trata, ha demostrado no tener escrúpulos. Imponer obstáculos y eliminar partidos es una constante para dejarse el camino libre. La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), al igual que las elecciones municipales y regionales quedarán para la historia como procesos fraudulentos. Ser democrático no significa convocar a comicios, sino garantizar la transparencia y participación de todos como clave para dirimir los conflictos que nos aquejan como sociedad.

El “hijo de Chávez” resultó ser una estafa. Engañó al soberano y sepultó todas sus esperanzas, al tiempo que llena descaradamente sus bolsillos junto a los de su entorno. Sobran razones, -no para que continúe al mando-, sino para enfrentar la justicia. Debería darle vergüenza pedirle al pueblo que tanto ha dado, y al que ha obligado a hacer los mayores sacrificios una nueva oportunidad en nombre de la “revolución”.

Luis E. Parra

Diputado a la Asamblea Nacional

Presidente de la Comisión de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático

Primero Justicia Yaracuy

@LuisEParra78