El banquero de los bolichoros se declara culpable en EEUU

 

El exejecutivo de banco suizo se declara culpable. Krull es responsable del lavado de miles de millones de dólares de la estatal venezolana en el que también está involucrado Francisco Convit Guruceaga. Así lo dio a conocer mediante un comunicado oficial el Departamento de Justicia de EEUU.

A continuación el comunicado oficial del Departamento de Justicia de EEUU.

Oficina de Asuntos Públicos

Miércoles, 22 de agosto de 2018

El ex ejecutivo del Banco suizo se declara culpable de participar en un plan de lavado de dinero internacional por valor de miles de millones de dólares que involucra fondos desviados de la petrolera estatal venezolana

El ex director gerente y vicepresidente de un banco suizo se declaró culpable hoy por su papel en un plan internacional de miles de millones de dólares para lavar fondos malversados de la petrolera estatal venezolana, Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA).

El Fiscal General Adjunto Brian A. Benczkowski de la División Criminal del Departamento de Justicia, el Fiscal Federal Benjamin Greenberg del Distrito Sur de Florida y el Agente Especial a Cargo Mark Selby de la Oficina de Seguridad de Inmigración y Aduanas de la Oficina de Seguridad Nacional (HSI) de Miami hicieron el anuncio.

Matthias Krull, de 44 años, ciudadano alemán y residente panameño, se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero.  Está previsto que sea sentenciado el 29 de octubre por la jueza federal de distrito Cecilia M. Altonaga del Distrito Sur de Florida, quien aceptó su declaración hoy.

Como parte de su súplica, Krull admitió que en su posición con el banco suizo, atrajo clientes privados, particularmente clientes de Venezuela, al banco.  En esta función, los clientes de Krull incluyeron a  Francisco Convit Guruceaga  , quien fue acusado formalmente de cargos de lavado de dinero el 16 de agosto. Los clientes de Krull también incluyeron tres conspiradores anónimos que se describen en la acusación del 16 de agosto.

Krull admitió que la conspiración comenzó en diciembre de 2014 con un plan de cambio diseñado para malversar alrededor de $600 millones de PDVSA, obtenidos a través de sobornos y fraudes, y los esfuerzos de los conspiradores para blanquear una parte de los ingresos de ese esquema.  Para mayo de 2015, la conspiración se había duplicado en $1.200 millones malversados por PDVSA.  PDVSA es la principal fuente de ingresos y divisas de Venezuela (concretamente, dólares estadounidenses y euros).  Krull se unió a la conspiración alrededor de 2016, admitió, cuando un conspirador se puso en contacto con él para lavar las ganancias de un plan de malversación de divisas de PDVSA.

En última instancia, Krull se unió a la conspiración para lavar $ 1.200 millones en fondos que fueron malversados de PDVSA, admitió.  Krull y miembros de la conspiración de lavado de dinero utilizaron bienes raíces en Miami, Florida y sofisticados esquemas de inversión falsa para ocultar que los $ 1,200 millones en realidad fueron malversados de PDVSA.  Krull también admitió que rodean y apoyan estos esquemas de lavado de inversiones falsas son los administradores de dinero cómplices, firmas de corretaje, bancos y empresas de inversión inmobiliaria en los Estados Unidos y en otros lugares, que operan como una red de lavadores profesionales de dinero.

Los cómplices de Krull acusados el 16 de agosto incluyen a ex funcionarios de PDVSA, lavadores de dinero profesionales de terceros y miembros de la élite venezolana, a veces conocidos como “boliburgués”.

Una acusación es simplemente una acusación y todos los acusados se presumen inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad más allá de una duda razonable en un tribunal de justicia.

Este caso es el resultado de los esfuerzos en curso de la “Operation Money Flight” del Grupo de trabajo contra el narcotráfico organizado (OCDETF), una asociación entre agencias de aplicación de la ley federales, estatales y locales.  La misión de OCDETF es identificar, investigar y enjuiciar a los miembros de alto nivel de las empresas de tráfico de drogas, reuniendo la experiencia combinada y las capacidades únicas de la aplicación de la ley federal, estatal y local.

HSI Miami, HSI London, HSI Rome y HSI Madrid investigaron este caso.  Este caso está siendo procesado por el Subjefe David Johnson y el Fiscal Gwendolyn Stamper de la Sección de Fraude de la División Criminal y los Fiscales Federales Auxiliares Francisco R. Maderal de la Sección Internacional de Narcóticos y Blanqueo de Capitales del Distrito Sur de Florida y Michael Nadler del Distrito Sur de Florida Sección de Delitos Económicos y Ambientales.  La Fiscal Federal Auxiliar Nalina Sombuntham del Distrito Sur de Florida está manejando el decomiso de activos.

La Oficina de Asuntos Internacionales de la División de lo Penal proporcionó asistencia sustancial en este asunto, y Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos;  la Agencia Nacional del Crimen del Reino Unido;  y las autoridades italianas, españolas y maltesas encargadas de hacer cumplir la ley brindaron asistencia.

La Sección de Fraude es responsable de investigar y enjuiciar todos los asuntos de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA).  Se puede encontrar información adicional sobre los esfuerzos de aplicación de FCPA del Departamento de Justicia en www.justice.gov/criminal/fraud/fcpa.