Pedro Fajardo, un artista con sello venezolano que alcanzó la cima en los Grammy Latinos

Foto: Cortesía Pedro Fajardo

 

Si tuviéramos que describir en pocas palabras la personalidad y trayectoria de este virtuoso diseñador venezolano, sin duda sería ingenio, determinación, versatilidad y pasión, todas armonizadas en un lenguaje visual único para conectarse con el mundo que le rodea. Se atrevió a salir de lo tradicional. Basta con una mirada a sus trabajos para entender el por qué.

Una de las bases más importantes de su proceso creativo es la fuente de inspiración, esa de las que todos hablan pero muy pocos comprenden. Aquella que nace del alma y Pedro lo sabe muy bien. Hace poco, impregnó su creatividad en una representación gráfica alucinante que le abrió las puertas al mundo con un gran reconocimiento: El premio Grammy Latino.

Por Elizabeth Gutiérrez/ lapatilla.com

La carrera de Pedro Fajardo ha sido diversa. Clasificar sus conocimientos resulta complicado, pues ha demostrado aptitud en diferentes áreas. En su currículo refleja la experiencia de trabajar con reconocidas personalidades como Patricia Zavala, Nacho La Criatura, Prince Royce, Carlos Vives, Franco Noriega, Mau y Ricky, Bad Bunny JLo y otros más. “¡Amaría hacer algo para Shakira! (Shakira si lees esta entrevista, esto es totalmente una indirecta)”, confiesa el venezolano.

Foto: Cortesía Pedro Fajardo

 

Ha formado parte de grandes proyectos editoriales, así como también resalta su participación para marcas y empresas reconocidas que han definido en buena medida su talento. “Como artista gráfico no creo que debamos limitarnos a un solo género. Para nosotros nada es más emocionante que explorar  nuevos retos todo el tiempo”, opina.

Fajardo no le teme a la reinvención. Constantemente, cultiva su creatividad y más allá de exteriorizar un sello personal, se esfuerza por descubrir cada detalle y comprender la esencia de su entorno. “Podría decirte que soy contemporáneo, ecléctico y moderno, pero prefiero creer que mi estilo es trabajar profundamente en los conceptos a comunicar más que solo lineamientos gráficos”, destaca.

Foto: Ocean Drive

 

Su propuesta tropical, rebosante de color y diversidad fue laureada con el prestigioso premio Grammy Latino de este año en la categoría Diseño de Mejor Empaque, por el disco especial titulado “Soy puro teatro – homenaje a La Lupe“, de Mariaca Semprún. “Lo significó todo. Era un sueño que me propuse. Fue una gran validación personal sobre la idea de que la constancia y disciplina son las llaves claves para conseguir lo que queremos en la vida”, afirma.

Conforme a este galardón, el venezolano también manifiesta: “No solo se trata de la pieza gráfica, se trata además de cómo generas una experiencia física y palpable, donde integras una experiencia desde cómo lo abres hasta el papel que tocas. Cuando quieres comunicar algo, todos los detalles son importantes”.

Fajardo asumió la responsabilidad de diseñar el álbum de Semprúm con entusiasmo, compromiso y dedicación, fiel ejemplo de quien ama lo que hace. He aquí el resultado. “Mariaca es uno de los talentos más impresionantes que conozco. Cuando trabajas con personas que admiras, te esfuerzas mucho no solo en que queden felices, sino en cómo superar sus expectativas también”, relata.

“Me tuve que documentar, investigar, no solo lo que a ella le gustaba sino todo el significado y simbolismo detrás de su propuesta musical. De esa forma, más que solo algo estético estaría comunicando algo mucho más fuerte, la esencia de dos grandes artistas: Mariaca y La Lupe”, cuenta.

Foto: Ocean Drive

 

Pedro Fajardo admite que el diseño gráfico es el medio que escogió para darle voz a su interior, a lo que realmente es. Actualmente, según asegura, tiene varios proyectos creativos bajo el brazo junto a varios artistas. “Me siento muy emocionado con todo lo nuevo que se viene”, adelanta.

– Si tuvieses la oportunidad de realizar un diseño sobre la Venezuela de hoy, ¿cómo sería?

“No lo haría sobre la Venezuela de hoy. Lo haría sobre la Venezuela del mañana. Una que inspire, que propicie un mensaje de que nosotros podemos reconstruirla. Que nos recuerde que más allá de nuestras batallas personales, somos muchos creyendo que podemos sanar al país. No es un sueño, todo proyecto comienza como una idea, y si esta idea la alimentamos y contagiamos, la manifestaremos tarde o temprano”, expresa.