Bear Grylls revela el único desafío que no pudo pedirle a Barak Obama durante su aventura de supervivencia

Bear Grylls revela qué fue lo único que no le pudo pedir a Barak Obama durante su aventura de supervivencia

 

A pesar de todos sus logros, el experto en supervivencia Bear Grylls es quizás mejor conocido por ser “ese tipo que bebe su propio pis”. El rudo ex militar ha sobrevivido gracias a un pez vivo, una cebra, caca de oso, testículos de cabra crudos y ha bebido sangre de tortuga.

Por The Sun
Traducción libre de lapatilla.com

Pero incluso él no podía soportar ver a Barack Obama tomar de su propia orine.

Entonces, cuando los productores intentaron presionar al ex presidente de los Estados Unidos para que hiciera precisamente eso, sintió que le estaban tomando el pelo.

Bear, de 46 años, comentó que “una de las preguntas finales de nuestro equipo a Obama fue: Señor, ¿qué haría falta para que Bear lo convenciera de beber su propia orina?. En ese momento salté y les dije: Chicos, hemos terminado. No le estoy pidiendo que haga eso. Estamos avanzando”.

Cuando ves a Bear expuesto a los elementos en la tele, con los ojos muy abiertos y dientes nacarados a cuestas, es fácil imaginar que la naturaleza que los rodea es tan real como Jurassic Park.

Bear Grylls revela qué fue lo único que no le pudo pedir a Barak Obama durante su aventura de supervivencia

 

¿Realmente duermen en el refugio improvisado que acaban de construir con hojas y telarañas? ¿O se dirigen al hotel de cinco estrellas más cercano en cuanto el director grita “corte”?

Si bien las celebridades pueden insistir en que los programas de televisión de realidad no son en realidad la vida real, el ex soldado de SAS insiste en que sus programas no tienen nada de falso.

Y ni siquiera un séquito de abogados, agentes y proveedores de seguros puede estipular cómo será el clima.

Bear conoce demasiado bien los peligros que se avecinan como explorador. Se rompió la espalda en 1996 mientras servía en el SAS después de que su paracaídas se rompiera durante un lanzamiento.

Y en 2019, mientras filmaba la serie de supervivencia de Channel 4 Treasure Island, sufrió un shock anafiláctico que puso en peligro su vida después de que una abeja le picara la cara.