José Gato Briceño: Del impostor y sus compinches

José “Gato” Briceño @josegbricenot

Es inagotable la capacidad de los herederos del traidor mayor, hoy felizmente difunto, para seleccionar entre los peores ejemplares a sus compinches, peones de la fórmula macabra de narcotráfico-terrorismo-comunismo con la que han atacado a nuestro país para dominarlo y beneficiarse sin límites ni pudor. Cada uno es peor que el otro, desde los guataneros internos como ministros, rectores de pacotilla del CNE, magistrados chimbos, Fiscal sinvergüenza, como a lo externo con cabecillas de guerrillas, líderes del mal del medio oriente, aliados en el contrabando y compra/venta de nuestro tesoro nacional. Todo un catálogo de malhechores para apoyar el desfalco más descomunal nunca visto.

Este panorama constituye, con ventaja, que la narcotirania o narcorevolución venezolana del socialismo del siglo XXI es la peor desgracia que ha podido suceder a cualquier nación, después del holocausto judío. Los une y asemeja el odio que esos impostores en el poder, tienen hacia sus pueblos y el resentimiento y otras patologías siquiátricas que los guían en su perverso proceder. No digo esto nada más por la destrucción casi total del aparato productivo de un país que avanzaba en franco progreso, sino porque desaparecieron lo elemental en una democracia: la separación de poderes, para garantizar al menos mínimas respuestas institucionales democráticas. Paralelamente a todo este plan demoledor remataron con las expropiaciones, confiscaciones, el desmantelamiento de las empresas de Guayana donde se extraían y transformaban los minerales valiosísimos de nuestra tierra, hierro, aluminio entre otras riquezas, empresas ejemplo y orgullo nacional e internacional, la CANTV, PDVSA y pare de contar porque el botín es incalculable.

Lo inconcebible e inaceptable ante la historia es ver la indiferencia de la oficialidad de los mandos medios de las Fuerzas Armadas, quienes no solo se dejan comandar por un extranjero violando flagrantemente la Constitución Nacional que impone que debe ser venezolano por nacimiento, sino que también es un narcocriminal internacional solicitado por la justicia internacional y para remate, por quien ofrecen una recompensa de 15 millones de dólares. Estos militaruchos se hacen los ciegos-sordos-mudos sabiendo que los sobrinos del impostor fueron sentenciados a 18 años de prisión en los Estados Unidos por narcotrafico y ahora vemos el inmoral, vergonzoso y bochornoso caso del paisano y socio de Nicolás Maduro, el colombiano Alex Saab, con quién se han roto todos los paradigmas de la inmoralidad y cobardía de la institución militar venezolana, al aceptar con beneplácito semejante barbaridad. Este sujeto, Alex Saab, desde el año 2016 ha sido denunciado por el exagerado sobreprecio de las cajas CLAP adquiriendolas en 7 dólares y cobraba en reventa a su socio (Maduro) 60 dólares, con 53$ de ganancia o sea más de 7 veces su costo. China, México, Colombia, Emiratos Árabes y Turquía era los lugares de preferencia para la importación fraudulenta de alimentos. Se calcula el desfalco, sólo en ese negocio de aproximadamente 5.000 mil millones de dólares. Este “delegado diplomático a conveniencia” también era el responsable de toda la logística de la explotación del oro en el sur de Venezuela, en la zona denominada “Arco Minero”, obtuvo contratos sobrevalorados entre ellos uno de PDVSA por la suma de casi 5.000 millones de dólares, también participó en los acuerdos con Irán para el intercambio de gasolina por oro, su estructura financiera le permitía subvencionar al terrorismo internacional, fue nombrado en incontables denuncias de corrupción no solamente en Venezuela sino alrededor del mundo, especialmente en las operaciones de importación y exportación, pasando por la importación de materiales para casas prefabricadas de la “Misión Vivienda”, señalado en los “Panamá Papers” entre algunos de los cientos de casos en los que él narco embajador y su red aparecen.

Es increíble como ese analfabeta se sigue burlando de todos los venezolanos de la forma más descarada, le detienen a su compinche en Cabo Verde hace nueve meses y ha inventado las más insólitas marramuncias para impedir que sea extraditado a los EE.UU. Lo designó diplomático para alegar inmunidad diplomática, siendo colombiano y los militares se hicieron los locos. En el momento de la detención le incautaron dos pasaportes y ninguno expresaba que era diplomático. Es tan depravada la campaña millonaria que ha hecho Maduro en Cabo Verde y en distintas instancias de África para ganarse a la opinión pública a favor de su socio. Para más indignación vimos en Caracas tremendos conciertos en los que le pagaron a la gente con bolsas de comida para que asistieran a darle apoyo a Alex Saab el delincuente y mano financiera del impostor.

No han escatimado esfuerzos con todo tipo de presión para lograr su liberación.

Todos esos esfuerzos increíbles por liberarlo indican y hacen suponer que Alex Saab cantará de la forma más espectacular para poder reducir la pena y lograr disfrutar algo de lo que le queda de vida, aunque ha declarado que no colaborará con las autoridades norteamericanas supongo que es su estrategia para que sus narcodefensores no bajen la guardia. Seguramente cuando esté totalmente aislado y privado de beneficios su canto será a todo gañote.

Podrán imaginarse apreciados lectores el gigantesco golpe que ha llevado Maduro en sus finanzas saqueadas al pueblo venezolano, que ha sido capaz de ser tan descarado, cínico y depravado en las acciones para salvar a este malandro.

Los militares son los únicos que tienen el monopolio de las armas del estado y saben que las instituciones están prostituidas y a pesar de todo siguen de rodillas ante el extranjero usurpador, siguen haciendo actos bochornosos e inimaginables que pisotean los más elementales principios morales de una nación y no actúan, aún me niego a creer que se haya perdido la República.

Observo desde la cárcel del exilio que esta ficha valiosa de la narcored y ya casi enjaulada describirá con pelos y señales montones adicionales de fechorías para engrosar los expedientes más sustanciados de los criminales que tienen a nuestra patria en terapia intensiva.

Sin pausa y con la prisa del deseo de ver a nuestro amado terruño sigo denunciando con la convicción de que serán castigados y execrados del poder que usurpan. Mi voz no se callará, sigo vociferando sus delitos con lo único que me queda LA PLUMA Y LA PALABRA


José Gregorio “El Gato” Briceño Torrealba
Twitter: @josegbricenot Instagram: @josegbricenot Facebook: José Gregorio El Gato Briceño gatobriceno.blogspot.com
Fuente: http://gatobriceno.blogspot.com/2021/03/del-impostor-y-sus-narcocompinches.html