Los terribles efectos mentales y físicos de la pandemia en jóvenes

Jóvenes llevan máscaras protectoras debido a la pandemia del coronavirus, Francia. Foto archivo por Philippe LOPEZ / AFP

 

Los efectos de la pandemia y el confinamiento en los niños y jóvenes son muchos más y mucho más graves de lo que creemos. Desde el inicio de la pandemia millones de niños y jóvenes han sufrido ansiedad y depresión causada por distintos factores relacionados con la situación sanitaria.

Por ABC

El inicio de la pandemia generó una situación excepcional que ha afectado directamente a los más pequeños. Entre principales causas de estos trastornos se encuentran el cierre de las escuelas, el confinamiento parcial o total durante muchos meses y los problemas económicos de millones de familias. En España la mitad de los alumnos tiene dificultades para seguir el curso y cuatro de cada diez niños afirma sentirse desmotivado. Actualmente las tasas de abandono o segregación escolar son muy altas en nuestro país y la brecha digital ha aumentado.

Los ERTES de muchas empresas han aumentado la pobreza en las familias generando situaciones de estrés en los padres y madres, una ansiedad transmitida directamente a los menores. Durante muchos meses se suspendieron las becas comedor y la situación familiar ha provocado malos hábitos alimentarios en los niños y jóvenes. Los adolescentes son uno de los colectivos especialmente afectado, por la prohibición de salir y relacionarse con sus amigos que han vivido durante meses.

Por todo ello, millones de menores sufren actualmente trastornes mentales y físicos que les afectan en menor o mayor grado. Según Unicef U- Report, los niños y jóvenes son más agresivos, han aumentado el mal trato y las malas contestaciones en casa, han dejado de colaborar en las tares domésticas y muchos adolescentes se han aislado en su habitación, evitando conversaciones. Además, han aumentado las adicciones a las pantallas y a la tecnología. A nivel de salud física han aumentado los problemas de sobre peso y malos hábitos alimentarios y se ha disparado el consumo de alcohol, tabaco y cannabis entre los jóvenes mayores de 18 años. Además, muchos menores sufren trastornos del sueño. El aumento de trastornos de salud mental entre los menores es alarmante y ha desbordado a los médicos y psicólogos que alertan de una situación post pandemia insostenible.

Para leer más, ingresa aquí