AP: Nuevos detalles de David Rivera, detenido por investigación sobre negocios de Maduro

David Rivera, cuando era congresista, en una reunión con la prensa de Miami, en el 2012, donde se defendió de cargos hechos en su contra. C.M. GUERRERO el Nuevo Herald

 

Un excongresista de Miami que firmó un contrato de consultoría de $50 millones con el gobierno socialista de Venezuela fue arrestado el lunes por cargos de lavado de dinero y representación de un gobierno extranjero sin registrarse.

Por Traducción libre lapatilla/  AP

La acusación formal de ocho cargos alega que Rivera al comienzo de la administración Trump era parte de una conspiración para cabildear en nombre de Venezuela para reducir las tensiones con los EEUU, resolver una disputa legal con una compañía petrolera estadounidense y poner fin a las sanciones de EEUU contra la nación sudamericana. — todo sin registrarse como agente extranjero.

La acusación cita reuniones en Washington, Nueva York y Dallas a las que Rivera asistió o trató de organizar para aliados del presidente Nicolás Maduro con legisladores estadounidenses y un importante asesor del expresidente Donald Trump. Para ocultar la naturaleza delicada de su trabajo, los fiscales alegan que Rivera se refirió a Maduro en mensajes de chat como el “conductor del autobús”, a un congresista como “Sombrero” y a millones de dólares como “melones”.

Si bien no se nombra a ninguno de los funcionarios estadounidenses, la evidencia en una demanda paralela presentada contra Rivera muestra que mientras trabajaba para Venezuela, el excongresista estuvo en contacto con el senador Marco Rubio, un viejo amigo que ayudó a impulsar la política de línea dura de la administración Trump contra Maduro.

Como parte de la ofensiva de encanto, también buscó organizar un posible vuelo y una reunión en el avión de un empresario pro-Maduro para una asesora de campaña que se convirtió en “asesora” de la Casa Blanca el 27 de junio de 2017, el mismo día que el asistente de Trump Kellyanne Conway estuvo en Miami para una cena de recaudación de fondos con republicanos de Miami.

También involucró al representante Pete Sessions de Texas para tratar de organizar una reunión para el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela con ejecutivos de Exxon, que tenía su sede en el distrito de Sessions en ese momento.

En julio de 2017, por ejemplo, la acusación alega que Rivera escribió en mensajes de texto al senador estadounidense anónimo antes de una reunión clave en la Casa Blanca donde esperaba que el legislador hablara con Trump sobre un posible acuerdo para poner fin al interminable conflicto político de Venezuela.

Interamerican Consulting de Rivera fue demandada en 2020 por PDV USA, una filial de Citgo de propiedad venezolana con sede en Delaware, por no cumplir con el contrato que firmó en 2017 por tres meses de “consultoría estratégica”.

Aunque el contrato de Rivera se firmó originalmente con una entidad estadounidense, cualquier trabajo que realizara en nombre del gobierno de Maduro o de los intereses comerciales venezolanos requería que se registrara como cabildero extranjero.

Fue algo que los fiscales alegan que Rivera reconoció en octubre de 2017 cuando envió un mensaje de texto transmitiendo el consejo de un abogado de no acercarse a la empresa matriz PDVSA en Caracas y que no mantenerse alejado “sería un escándalo de proporciones monumentales”. Tres semanas después, los fiscales dicen que recibió un pago de $5 millones de la cuenta de PDVSA en Gazprom Bank en Rusia.

El esfuerzo de divulgación finalmente fracasó, ya que Trump en 2019 reconoció al legislador opositor Juan Guaidó como el líder legítimo de Venezuela e impuso duras sanciones petroleras a la nación de la OPEP en un intento por derrocar a Maduro.

Los registros que surgieron como parte de la demanda en curso muestran que el trabajo de consultoría de Rivera estuvo estrechamente coordinado con Raúl Gorrín, un infiltrado venezolano y magnate de los medios que ha sido sancionado y acusado en los EEUU. por cargos de lavado de dinero.

Antes de ser acusado a fines de 2018, Gorrín se había enredado en el sur de Florida, donde era dueño de una lujosa casa, y se había convertido en un pacificador que podía construir puentes entre la profunda división política de Venezuela y entre el gobierno de Maduro y los EEUU.

Mientras Rivera trabajaba con Venezuela, la cadena de televisión de Gorrín contrató al cabildero Brian Ballard, conectado con Trump, para supuestamente explorar oportunidades para una expansión en Estados Unidos. Durante ese tiempo, Gorrín se tomó una foto con el vicepresidente Mike Pence en un evento en Miami. También fue durante este tiempo que los fiscales alegan que Rivera trató de organizar una reunión a bordo del avión privado para el asesor visitante de la Casa Blanca.

“La reunión de seis horas con el consejero (del presidente de los Estados Unidos). . . es más importante que la reunión con (el vicepresidente de los Estados Unidos), porque ella lo hizo presidente dirigiendo su campaña. Y ella trabaja a su lado todos los días”, le envió un mensaje de texto Rivera al empresario, quien se identifica solo como “Individuo Extranjero 1” en la acusación.

La correspondencia presentada como parte de la demanda muestra que Rivera y el empresario también discutieron la compra de “boletos para conciertos”, una posible palabra clave para sobornos, a funcionarios anónimos e intentaron coordinar una reunión entre el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela y ejecutivos de Exxon.

Como parte de ese esfuerzo, también contrataron a Sessions, quien viajó en secreto a Venezuela en 2018 para reunirse con Maduro.

Los fiscales alegan que parte de los $15 millones que Rivera recibió como parte del contrato se canalizaron para pagar el mantenimiento de uno de los superyates del empresario. Otros fondos fueron transferidos a la consultora política con sede en Miami Esther Nuhfer, quien también fue acusada. Se pagó una cantidad menor a otra mujer, una consultora política no identificada con sede en Orlando, que actuó como enlace con el congresista estadounidense.

El contrato de Rivera tenía todas las características de una farsa, según PDV USA, que desde 2019 ha sido dirigido por directores designados por la oposición respaldada por Estados Unidos.

Según la demanda, el Interamericano de Rivera ganó solo $ 9,500 en el año antes de ser elegido, de la nada, por la entonces ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, sin ninguna diligencia debida. Rivera nunca se reunió en persona con nadie de Citgo o PDV USA mientras supuestamente trabajaba en su nombre. En cambio, presentó dos informes de progreso “deficientes e incoherentes” de los siete que debía presentar.

“El registro escrito carece de cualquier evidencia de que Interamerican haya realizado alguno de los servicios contratados”, argumenta PDV USA en los documentos judiciales. “No hay un solo correo electrónico, una sola presentación de PowerPoint, un solo esquema, un solo memorando, una sola entrada de calendario o cualquier otra cosa que sugiera que Interamerican alguna vez realizó alguno de los servicios”.

Antes de ser elegido para el Congreso, Rivera fue un legislador de Florida de alto rango, sirviendo de 2003 a 2010 en la Cámara. Durante ese tiempo compartió una casa en Tallahassee con Rubio, quien finalmente se convirtió en presidente de la Cámara de Representantes de Florida.

Rivera se ha visto envuelto en varias controversias relacionadas con las elecciones, incluida la orquestación de la financiación sigilosa de un candidato demócrata desconocido para enfrentarse a su principal rival en una carrera por el Congreso en el sur de Florida y una investigación estatal sobre si ocultó un contrato de $1 millón con una empresa de apuestas. Esa investigación también involucró un posible mal uso de los fondos de la campaña para pagar las actividades de la Cámara de Representantes ya reembolsadas por el estado.

 

 

Detenido excongresista David Rivera por investigación sobre negocios de Nicolás Maduro