El sabor de Venezuela llega a Alemania: “El Pasapalo”, un restaurante criollo que cautiva paladares en tierras bávaras

Foto: Hans Koch

 

¿Imaginas estar en Alemania y viajar a Venezuela con un bocado? Valentina Ratti lo hizo posible gracias a su restaurante y sazón criolla en una de las ciudades más bellas del mundo. Bayreuth se convirtió en el punto culinario más influyente donde esta joven audaz juntó esfuerzo con dos socios para desarrollar una propuesta innovadora a la que decidieron llamar “El Pasapalo”. Este proyecto, que se preparó a fuego lento, abrió sus puertas el lunes 30 de octubre y ya está dando de qué hablar.

En tierra de la cerveza y la salchicha, la comida latina llegó para conquistar los paladares locales y conectar a los venezolanos con su hogar. Un delicioso menú por degustar, productos regionales de primera calidad y un ambiente para disfrutar en familia son parte de las bondades que destacan en su apuesta creativa. La emprendedora y chef contó a La Patilla cómo idearon la receta para cumplir un sueño y compartió de qué forma esperan convertirse en un referente culinario en suelo germano.





Por: Elizabeth Gutiérrez | lapatilla.com

En un rincón de Bayreuth, Alemania, el aroma de las arepas y empanadas se entrelaza con el espíritu emprendedor de Valentina Ratti, quien junto a su esposo Kilian Rehorz y Benedikt Schmitt, se convirtieron en los artífices detrás de “El Pasapalo”. 

Esta historia de éxito comenzó al salir de Caracas en el año 2010, cuando Valentina, agobiada por la situación política que enfrentaba el país, decidió empacar sus maletas y tomar un rumbo distinto que la llevaría a un paraje de nuevas oportunidades.

Con 13 años lejos de su amado país, llevó a Alemania un pedazo de Venezuela en su equipaje: La pasión por la comida típica. A pesar de la distancia, Valentina no perdió su conexión con la cultura venezolana. Su formación en el colegio Humboldt de Caracas, donde el alemán, además de ser parte de su preparación, se transformó en un recurso invaluable para su futuro en tierras bávaras.

Un abreboca de Venezuela

La chispa que encendió la idea de “El Pasapalo” surgió dos años después de su llegada a Alemania, cuando Benedikt, su actual socio, quedó cautivado por la deliciosa comida de Valentina. “Tienes que abrir un restaurante, la comida está demasiado buena y no existe aquí”, le dijo. 

Fue el comienzo de un viaje lleno de sabor y pasión. Benedikt, con su experiencia en el mundo gastronómico, tomó las riendas del servicio, mientras Kilian se encargaba de las responsabilidades financieras. Así, Valentina asumió la mente y corazón de la cocina, y pasó a ser la genio detrás de los platos que transportan a sus comensales a Venezuela con cada bocado.

Encargados de El Pasapalo/ Foto: Cortesía

 

Pero el camino hacia el éxito no estuvo exento de obstáculos. La burocracia y la transformación completa de la construcción se presentaron como desafíos formidables. No obstante, este equipo de audaces emprendedores superó cada reto con coraje y determinación por su proyecto.

Encargados de El Pasapalo/ Foto: Cortesía

 

Bayreuth no es el clásico destino turístico como otras ciudades cosmopolitas de Europa. Localizada en el norte de la región de Baviera, sus calles adoquinadas y la sinfonías de las óperas de Wagner -su hijo más ilustre-, te trasladan a una época de ensueño. Allí, hallar un restaurante de comida venezolana puede considerarse un regalo exótico que solo Valentina pudo hacer realidad.

Autenticidad en el corazón de Alemania

Valentina es fiel garante de que la autenticidad y la calidad de su servicio debe de sobresalir en “El Pasapalo”, y es por ello que rechaza la idea de implementar el delivery: “La verdad es que prefiero que la gente coma en el restaurante porque el delivery le baja la calidad a la comida. Por ejemplo, las empanadas fritas son mejores frescas. Prefiero que la gente coma fresco”.

Foto: Hans Koch

 

Además, la accesibilidad a los ingredientes característicos de la comida criolla no es tarea sencilla, pero Valentina, como muchos venezolanos que emigran, es perseverante y no ha flaqueado ante la adversidad.

“Encontrar los productos fue algo difícil también, pero conseguí casi todo con diferentes proveedores. Trato de utilizar productos regionales para las cosas frescas, como tomates, cebollas, ajo, pero mi desafío más grande es el queso para los tequeños. Encontré algo parecido, pero sigo buscando para que de verdad mi comida sea lo más auténtica posible”.

Restaurante El Pasapalo/ Foto: Cortesía

 

El menú de “El Pasapalo” es un viaje culinario más allá de Venezuela. “En estos momentos tenemos un menú chiquito para entrar en el ‘flow’, pero ya eso va a cambiar pronto. Quiero poder presentar platos de toda Latinoamérica”. La promesa de una expansión que abarque las delicias de todo el continente es una muestra del compromiso de esta intrépida caraqueña con la diversidad gastronómica.

“Nosotros hacemos todo casero, desde las arepas hasta el quesillo venezolano. Quiero que cada cliente que se siente y pruebe mi comida sienta el amor que yo le meto a cada plato”, afirmó. 

La mesa está servida

“El Pasapalo” abrió sus puertas recientemente y desde su primer día de apertura cautivaron los paladares de los locales. Entre recetas tradicionales, productos regionales, autenticidad y un excelente servicio reavivaron a criollos los más preciados recuerdos de su tierra. 

“Solo hemos tenido muy buen feedback. Los clientes que se sientan en mis sillas y comen mi comida los tratamos como familia”, expresó Valentina con entusiasmo y al mismo tiempo insistió que precisamente espera servir una atención cálida a sus comensales y que sin importar la nacionalidad, todos serán bienvenidos en su mesa.

Asimismo, la criolla admitió que apenas asimila la inauguración de su propio restaurante y se siente muy complacida por representar a Venezuela con la nueva propuesta culinaria. “La verdad es que todavía es increíble. No lo creo todavía. Es una sensación que uno no puede describir, pero estoy muy feliz”.

Este proyecto tiene aroma de grandeza y el equipo se alista para continuar innovando. “Tenemos muchas ideas”, adelantó Valentina. Sin duda, “El Pasapalo” es una sinfonía de platos con esencia latinoamericana que promete convertirse en una joya gastronómica en el corazón de Bayreuth. Así que llegó el momento de satisfacer tus antojos y deleitarte en un mundo de sabores irresistibles.

Síguelos en:

Instagram: @el.pasapalo

Facebook: El Pasapalo Bayreuth 

Puedes visitarlos en: 

Von-Römer-Straße 14

95444 Bayreuth